lunes, noviembre 07, 2005

Crónica de un suicidio inesperado

Narración y Fotografía por Zulema (mi hermana)

Iba llegando de las compras de los víveres "mensuales" realizadas en el "Calimats"... me bajé del carro cargada de bolsas. Ella no traía, ella solamente reposaba en mi mano.

Cuando de repente sin darme cuenta empezó a resbalar... la sentí, sentía como iba resbalando sobre mi mano. Yo, en el afán de rescatarla tiré todas las bolsas, pero ella fue más rápida que yo.

Y cuando estiré mis manos para rescatarla, ya era demasiado tarde, ella se había estrellado en el piso, se descalabró y derramó todo lo que traía en su interior...


Image hosted by Photobucket.com

8 comentarios:

rusted dijo...

este post se puso medio gore. pero no vemos los guts... ¬¬

Yayo dijo...

jajajajajajajajajaja ke traes eh?? es el dia de hacer reir al yayo o ke onda jajajajaj

marisol dijo...

Jaja, esto fue cortesía de mi hermana, alguien haga el favor de decirle que haga un blog porque es muy chistosa :)

dulce dijo...

hey! Zulema, has un blog porque eres chistosa.
Es en serio.

BRENDAH dijo...

Son de esos textos para un dia pesado, lees y te relajas.

Si Zulema, haz un blog.

Anónimo dijo...

zulema, haz un blog...




ahora! (amenazando con una pistola)

twisted faerie dijo...

zulema! bloggea!

y un minuto de silencio por la srita sandia, que tan felices nos ha hecho

nacho dijo...

Así, muerta o en estado cataléptico, la víctima le da un aire innegable a la rana Reneé.

Saludos desde Beautyfulville.

humphreybloggart.blogst.com