lunes, noviembre 05, 2007

Nosofobia

Desde que recuerdo, siempre fui una de esas personas a las que los gérmenes le valían cacahuate, que sin ningún reparo se atrevía a compartir desde vasos hasta paletas chupadas con quien así lo permitiera.
.
¿Qué algo se caía al piso?, la más leve enjuagadita era suficiente. ¿Un cabello en la comida? Como no podía asegurar si era mío o estaba incluído en el paquete, retirarlo sin pensar mucho en ello, la más viable solución.
.
No fue sino hasta hace un par de años que empecé a ponerme rara. Primero, me dio por no querer lavarme las manos en la calle. Me agarró esta maña, de estando fuera, lavármelas sólo con agua y después usar una de esas soluciones ultradesinfectantes.
.
En casa, empecé a tener mi propio jabón y esponja, al que tengo estrictamente prohibido siquiera tocar por alguien que no sea yo. Con el tiempo, la restricción se ha extendido a almohadas, toallas, peines, zapatos, maquillajes y prácticamente cualquier cosa.
.
La situación se ha empezado a poner crítica, al grado que me da pánico entrar a mi cuarto y darme cuenta de que alguien estuvo ahí, pisando mi alfombra, sentándose en mi cama o tocando mis almohadas.
.
Entro en crisis cada que alguien estornuda o tose en el trabajo, o en cualquier lugar cerrado; hago el peor de los corajes y deliberadamente empiezo a pensar que la gente enferma debería quedarse en su casa.
.
Mi novio ha tenido que soportar semanas sin la más leve aparición de contacto físico, cada que alguno de los dos presenta algún síntoma de resfriado. Ni decir lo mucho que sufro cada que alguien se siente mal y requiere de mi atención. (Hasta eso, mi miedo al contagio es en ambas direcciones, no soy tan mala leche).
.
Hace un par de días, mientras aguardaba en la fila para pagar en una tienda, me puse a pensar en la infinidad de lugares y situaciones en las que nos encontramos indefensos y en total libertad de pescar cualquier cosa de un completo extraño. Y esto reduce la lista de cosas seguras a un espacio terriblemente delimitado.
.
Ahora él teme que me ponga loquis como la Gwyneth, y yo también.

5 comentarios:

lulys dijo...

alo jjoojojojo la emocion de ser la primera jajaj neta me vale pero muchos se emocionan en fin, a neta yo soy bien vale, pero lo uniko k me da askooooooo pasado de lanza, son los baños diuuuuuuuuk k mis pies token cualkier baño no k asko, en chanclas o mi toalla o no se jajaj no soy tan vale entoncs, bueno bye, saludos a telepedro, hey pero si le das besos te contagia tambien, o no en fin es tu haines k te valga...

dulce dijo...

jamás podrías vivir conmigo.
Es un poco triste.

Yayo dijo...

ke sangrona te has vuelto
:P

Lodi dijo...

Bienvenida a la paranoia al por mayor!

serafo dijo...

en una ocasión un compa me preguntó:
"serafo, qué haces cuando alguien estornuda? es decir...te tapas? lo evitas? huyes? qué haces?"

mi ente repondé: "cuasi me cubro el rostro o por lo menos la boca y nariz mínimo! y le digo salud con mirada incomoda"

al igual que tu personita tengo detalles, lo bueno es que vivo solo y eso me evita malestares.

me has puesto a pensar en todos los lugares a los que he ido y el mundo que nos rodea, cu cu cu cu