sábado, julio 09, 2005

El misterio de las llaves desaparecidas Parte I

(Porque los deseos se vuelven realidad)
.
Ayer cuando pasaron por mí, cerré la puerta de mi casa con mis llaves, decidí dejar mi carro afuera de la cochera por flojera a meterlo y no hacer esperar aún más a quienes estaban esperándome.
.
Me subí al carro y guardé mis llaves en la bolsa, o al menos eso creo que hice. Ultimamente, después de años siendo una agenda humana, de repente me he vuelto una persona olvidadiza y totalmente distraída.
.
No volví a acordarme de ellas tal vez por 5 horas. De regreso a mi casa pensaba la flojera que me daba tener que meter el carro, y en verdad deseaba no tener que hacerlo.
.
No se cómo, dónde, cuándo o de qué forma extravié mis llaves, no encontré el repuesto de la llave del candado de la reja, así es que no pude guardar mi carro. Y hay quien dice que los deseos no se vuelven realidad :)

1 comentario:

Amnesia dijo...

"La buena memoria es a veces un obstáculo al buen pensamiento."
Federico Nietzsche