martes, octubre 04, 2005

Literatura

Desde que recuerdo, mi madre intentó fomentarme el hábito de la lectura, era algo que yo no entendía. Constantemente le decía -No me gusta leer, odio leer-, y ella siempre respondía, -No es que no te guste leer, lo que pasa es que no has encontrado el tipo de libros que sean de tu interés-.

Cierta vez, estando en segundo de secundaria, estábamos en casa de un compañero haciendo un trabajo. No recuerdo la plática, pero de la nada este amigo me dijo -Tú que eres bien culta, ¿ya leíste tal* libro?-. Me limité a decir que no. Él siguió preguntándome sobre literatura, y asegurando que yo era una persona culta, y al parecer, el resto de los presentes también me percibían así.

Los comentarios de esa tarde me dejaron algo confundida. De alguna forma no estaban tan equivocados, yo sabía hasta cierto punto muchas cosas, porque mi madre (una persona culta) todo el tiempo estaba contándome sobre lo que ella leía. Es por eso que yo sabía de metafísica, de pintura, de literatura y tantas otras cosas.

Pero por alguna razón, no dejaba de molestarme el hecho de que mi conocimiento estaba limitado a lo que escuchaba, y de la nada desarrollé una enorme necesidad de leer. Tras batallarle mucho, descubrí el tipo de literatura que me interesaba (en realidad son afortunadamente muchos géneros los que me atraen).

No sé si soy una persona culta, o si la gente piensa que lo soy. Pero sé que desde ese momento, mi interés en los libros y el conocimiento ha ido incrementando, y que el deseo de saber es algo que está lejos de cesar.


* Después de diez años, no he leído el libro que me dijo mi amigo. Vi la película y la serie de anime. Tengo muchas ganas de leerlo, pero sé que sólo he de hacerlo, cuando el libro haya de encontrarme.

8 comentarios:

BrezZeH dijo...

Ese es el mejor habito del mundo, creo que nunca nadie me forzó a tomarlo pero se fue haciendo parte de mi vida... ahora lo que me preocupa es cómo lo transmito a mi descendencia???

rusted dijo...

empieza dandoles sopita de letras... :D

Kamelie dijo...

Te faltó decir qué géneros te gustan y qué libro-peli-serie de anime se trata.¡No se vale!jajaj

Por otra parte, a mi no me inculcaron a leer así como a "ponte a leer estos libros que te compre" ese es el error más grande si quieres acercar a alguien a la lectura. Mi experiencia como niña lectora fue que me leían cuentos o me los platicaban y siempre quería estar escuchando cuentos, historias, saber por qué pasan las cosas, conocer simplemente. Ahí estaban los libritos, eso sí, sólo fue cuestión de tomarlos y ya.

52X Max dijo...

en mi caso, por alguna extraterrestre razon siempre hubo libros en mi casa, y como aprendi a leer antes de entrar a la primaria (ja, ke presumido) pues un dia agarre uno (las mil y una noches, lo recuerdo bien), y el resto es historia.

Eso de "sólo he de hacerlo, cuando el libro haya de encontrarme" suena mucho como a la muby de Serendipity

BRENDAH dijo...

Tienes cara culturosa...
Entiendo tu necesidad, de repente me dan rachitas... pero prefiero ver o imaginar.
El señor de aquí arriba si es cultillo...:P y no creo q sea presumido

twisted faerie dijo...

jeje, no puede ser...es un post sobre como una pesona encontró el amor por la lectura, y a mí no se me ocurre nada que decir. Podrá ser que cuando alguien saca a flote el tema de los libros pienso en tantas cosas que no se por cual irme? O será que solo tengo la finta de culta y en realidad estoy llena de nada?

marisol dijo...

* El libro del que hablo es "El jardín secreto", de Frances Hodgson Burnett.

* Jaja, si es cierto, eso de que el libro haya de encontrarme me recuerda a Serendipity (oh si, I love John Cusack).

* Gilda por favor, eres una persona increíblemente culta.

twisted faerie dijo...

El Jardín Secreto!! dios...eso me recuerda a la primaria. Fué de los primeros libros que lei. Estaba yo en sexto de primaria cuando descubrí la lectura. Me pasaba todos los recreos en la biblioteca de la escuela, y un dia me topé con ese libro. Ah, que lindos recuerdos :D